Esto es algo súper personal y por las malas jugadas del destino, siempre que le compro a un emprendedor, escupo al cielo diciendo ¡Nunca más le compro a un emprendedor! Y siempre me vuelve a caer en la cara.

No se si yo he tenido mala suerte o esta explosiva aparición de emprendimientos, lleva consigo nuevos intentos de empresarios inexpertos que están aprendiendo en este difícil camino de ser independientes.

Siempre trato de ser empática, les prometo que trato y muchas veces me resulta, pero hay veces en que muchas cosas me sacan de mis casillas y eso si que es difícil que pase, porque soy una mujer muy zen. Entonces para que algo me lleve a la histeria, es porque estamos hablando de otro nivel de error.

Primero, los voy a meter a todos en el mismo saco, si usted es otro tipo de emprendedor, exclúyase de este desahogo ¡Pero realmente son como el hoyo! Tanto les cuesta cumplir con su trabajo, entregas, calidad de productos, post venta, etc. Yo que tuve una tienda, se que no es difícil ser responsable.

Hay cosas lógicas que no se pueden pasar a llevar, pero la más importante, sin duda, cumplir lo que uno dice. Ahora les voy a contar mis experiencias, que con el dolor de mi alma me han llevado a rechazar el comercio local, no querer seguirles comprando y preferir ante todo el retail. Triste pero reconozco que es así.

Hace unos días compré un abrigo por Instagram en una tienda de ropa usada que nunca he mencionado y no mencionaré. Como compradora también soy muy responsable, en general trato de serlo en todos los aspectos de mi vida. Por lo que no me demoro más de 5 minutos en transferir cuando algo me interesa de verdad, nunca escribo para comprar algo que no me interesa. Le pedí a la emprendedora que me enviara la encomieda pagada porque yo no iba a estar en mi domicilio y me la mandó por pagar a la dirección de mi mamá que trabaja todo el día y que por supuesto no iba a poder pagar. Su excusa fue “Ay es que me metí en una fila de efectivo”. Además, quedó de enviar un martes y lo envió 1 semana después de lo establecido por ella misma. Si tu misma no respetas tus límites de horarios y tiempos, no puedes emprender. En cosas positivas, el abrigo es hermoso y esas cosas hacen que se me pasen todas las mañas. Es un trench americano que debe tener sus buenos años pero está impecable.

Asimismo, hace unos meses atrás compré una polera de una conocida “ilustradora” chilena, la verdad no se si el lettering cabe dentro de la categoría ilustradora, pero fue una experiencia penca. En serio, si no eres capaz de cumplir con los pedidos, mejor no vendas. Estuve meses esperando el envío de una polera y lo que me llegó después de varios meses, deja mucho que desear. Una polera ordinaria de patronato, con la etiqueta de patronato y más encima la talla M era de hombre, gigante. A pensar que pedí la devolución de mi dinero, esta persona insistió en enviarme la polera cuando ya no correspondía. Y así murió toda la admiración que alguna vez sentí por esta “artista” y dejé de seguirla por irresponsable y porque la calidad de su producto vale callampa.

Y la última historia que les voy a contar, es de una empresa familiar de enmarcaciones. Y esta si que es una triste historia. Compré una lámina que me costó $30.000 en una tienda de objetos de diseño y por ayudar este emprendimiento, no me fui a las tiendas de enmarcaciones tradicionales de Concepción, craso error. Se demoraron más de 2 meses en entregarme mi cuadro, por el que me cobraron $50.000 pesos y cuando el gino lo fue a buscar, recién lo estaban terminando ahí a la rápida. A los meses de estar colgado en mi casa, le entró la humedad y la lámina se retorció entera y se arruinó ¿Me están webiando lo penca que pueden llegar a ser?

Quiero resumir las cosas que me molestan de los emprendedores:

Se toman demasiado tiempo en concretar, son lentos y no respetan los tiempos del consumidor.

Sus procesos creativos son precarios, muchos prefieren copiarle al de al lado que verdaderamente crear desde sus identidades propias.

No tienen consideración con el consumidor, son individualistas y solo les interesa vender.

Muchas veces los productos no cumplen con estándares mínimos de calidad.

Venden servicios que realmente no manejan, osea venden humo.

Si usted es emprendedor y se siente identificado con algunas de estas afirmaciones, por favor haga algo para no caer en esto. Y si alguien se siente ofendido, disculpen pero son demasiados errores en este mercado actual y este es mi lugar de desahogo.