Sobre Zara online y mis decisiones de consumo

Quiero que sepan que creo que este es un tema súper personal de cada uno, cada una decide qué es lo que compra, dónde lo compra y cuánta cantidad compra. Así que no pretendo hablar por el resto, solo de mi y de lo que pienso.

Tampoco quiero meterme en la vida de nadie porque no me gusta que se metan en la mía, por eso nunca ando predicando o criticando sin conocer la realidad de otros.

Tengo conciencia sobre lo que está pasando en el mundo, se qué de alguna forma todos podemos ayudar, pero no puedo pretender que todos los que me rodean dejen de comer carne como lo hice yo hace 5 años. No voy a tocar sus puertas para meterlos en mi religión, porque me parece una acción invasiva total.

Cada uno de nosotros tiene sus propio timing, desde que nos empezamos a dar cuenta, hasta cuando tomamos la decisión de empezar a cambiar ciertos hábitos.

Yo por ejemplo, trato de reciclar lo que más puedo; latas, tetra, cartones, plásticos en general, y tengo todo organizado en mi propio punto de reciclaje en mi casa. Me doy el tiempo todos los meses de ir a dejar las cosas.

Otras personas van mucho más avanzadas; no comen carne, tienen compostera en la casa, reciclan los residuos orgánicos, usan artículos biodegradables, etc.

No nos creamos superiores por hacer algo o hacerlo todo, no somos superiores a nadie, simplemente porque todos tenemos tiempos diferentes. Y las condiciones en que vivimos también lo son, quizás simplemente algunos no tienen el espacio para hacerlo.

Más de una vez les he dicho que no me considero animalista, porque consumo varios productos testeados en animales. Me han dicho ¡Pero cómo no eres animalista si eres vegetariana!

Y aunque parezca contradictorio, y ciertamente, no me gustaría ver a ningún animal sufriendo porque los utilizan para testear y no me imagino mi Base Mac siendo testeada en un conejo. Hay cosas que de por sí me ha costado cambiar, soy consciente de esa asquerosa realidad, pero aún no encuentro una alternativa sostenible a los productos de maquillaje  que uso y ojalá pueda hacerlo.

Zara tendrá tienda online

Respecto a lo que publiqué hoy que Zara va a tener tienda en línea, well well well, soy trapera y fan de la moda hace muchos años y lo saben. También soy consciente del impacto negativo de la industria de la moda y también he tratado de cambiar mis hábitos al respecto. Hoy, consumo ropa de mejor calidad que antes, antes podía hacer rendir mi platita en muchas prendas, mientras más barato pagara y mientras más cosas me alcanzaran, mejor.

Hoy compro mucho menos que antes y pienso en prendas que voy a tener por muchos años más e incluso eternas y heredables en el tiempo. Todo lo que no uso, lo vendo en mi tienda de Feriaferio de mi ropa usada o por instagram, dándole una nueva oportunidad de vida a mis prendas.

B6A5625B-40B1-41AB-BFD9-EF317BF842AA-62B6315C-628B-43C7-9372-2022F50772C0 2.JPG

El pantalón que se ve en la foto tiene 3 años de uso, lo compré en Zara en Nueva York, trato de sacarles todo el jugo posible, y a este pantalón le debe quedar un buen tiempo de vida. También me gustaría poder encontrar estas prendas en tiendas más sostenibles,  pero mientras eso no ocurra, seguiré comprando los jeans en Zara porque me encantan y porque trato de no lavarlos tantos y cuidarlos lo más posible, para que mi decisión de consumo no tenga tanto “impacto”.

Si compartí esta noticia en mi Instagram, es porque muchas niñas tienen los mismos gustos y preferencias que yo. No con la intención de fomentarles el consumo, es que quizás como yo, llevan tiempo sin comprar jeans, panties, calcetines, lo que sea que haga falta. Como yo, que no pretendo comprarme todo Zara, sino solo mis Moms jeans.

Además, si no lo saben, el 70% de mi ropa es de retorno o de la ropa usada, porque me gusta usar prendas únicas y no verlas repetidas en otras personas. Lo que consumo del retail, en su mayoría, son prendas como jeans, básicamente por el calce y la calidad de la mezclilla.

En fin, no quiero dar explicaciones de lo que hago y lo que no, pero me parece correcto dejar entrever que nuestras decisiones de consumo son personales y que no permitan que alguien les diga qué hacer. Infórmense, no se frustren, no se apresuren, no copien y todo a su debido tiempo.