Cómo cambió mi vida en 3 meses

A esta altura, ya estoy casi acostumbrada a la vida en mi casa, a mi rutina en las mañanas, a conversar con mis gatos todo el día, cocinar e incluso vestirme para estar encerrada.

Ya no me arreglo tanto como antes, incluso descubrí que no es necesario pintarme los ojos y que me veo bien aún más natural. Nunca me pinté demasiado pero ahora si desecharé por completo la máscara de pestañas, el Gino dice que me veo más joven.

Nunca había tenido el pelo tan largo y también descubrí que solo con lavarlo dos veces a la semana se mantiene bien. Decidí que trataré de mantenerlo así, porque nunca había tenido la oportunidad obligada de dejarlo crecer, a veces me gusta pero otras extraño mi melena de siempre.

No echo de menos muchas cosas, porque en general soy muy casera y me encanta estar aquí, pero hay pequeños detalles que extraño y cosas qué por mi personalidad me cuestan más desde lo virtual.

Ultimamente he estado odiando los call. En la vida real odio las reuniones presenciales, la mayoría son innecesarias y sí, fácilmente podrían haber sido un mail. Pero ahora que tengo una pega nueva, me encantaría que todas las reuniones que he tenido hubieran sido presenciales. En general me pongo más nerviosa en las videollamadas y aunque no lo crean, hablar frente a la cámara no es fácil para mi.

Extraño caminar y andar en bicicleta todos los días, me hace falta. Es la forma en que me mantengo activa y he visto los efectos de esa falta. Ponerme los audífonos cuando me voy caminando, cuestionar el camino, los edificios, sacar fotos de mis zapatos entre las hojas y grabar videos del cielo. Llegar a la oficina y decir con la energía de siempre: Bueeeenos días, poner música en Spotify para trabajar, sacarle fotos a mi escritorio y ser productiva.

He disfrutado la casa tanto y más que antes. Hemos hecho pequeños proyectos como una banca, una repisa para las plantas y cambiar los muebles de posición.

Los horarios de nuestras rutinas están mucho más marcados que antes, a veces los días duran mucho y otros muy poquito. Estamos muy buenos para dormir, nos cuesta mucho salir de la cama en las mañanas y los fines de semana, estamos más flojos que de costumbre. Nos despedimos y nos saludamos como siempre, como si no nos vieramos en todo el día, aunque no nos hemos separado en estos 3 meses.

Pienso que me va a costar un poco estar lejos del Gino cuando todo vuelva a la normalidad, las veces que va al super lo echo de menos y cuando llega me siento feliz. No hemos peleado nunca en todo este tiempo y eso me hace sentir tranquila y me permite disfrutar aún más nuestra casa.

Llevo varios meses sin comprar ropa, solo he gastado en libros, plantas y cosas para las plantas, porque son las cosas que me hacen feliz estando aquí.

Hice una limpieza de mi closet y vendí mucha ropa, me fue bien con la venta, así que pretendo deshacerme de más cosas, así puedo ver mejor lo que tengo y las cosas que ya no uso les doy una nueva oportunidad de vida.

No soy de ver muchas series, pero he visto algunas que me han gustado en Netflix; Please like me, Im not ok with this y Never have I ever. La verdad es que soy de gustos teenager y me hace bien ver series relajadas. Me puse a ver Freud y a pesar que me encantó, me estresé mucho y empecé a dormir mal. Tiene mucho de espiritismo y satanismo, que me encanta pero tengo mis traumas de chica que hace que me afecte más de la cuenta. Así que siempre me voy por lo más liviano y me he entretenido harto con las series que les dije. De siempre aprecio lo audiovisual desde la fotografía de la serie, si tiene una buena fotografía engancho de inmediato. Si tiene bonita ropa y música, también.

En la casa no tenemos cable, nunca hemos tenido, así que no tenemos acceso fácil a las noticias y a la TV abierta. Me informo todas las mañanas por twitter y siento que es mejor no contaminarnos con todo lo que sale en la TV y esos personajes que tanto odio.

He descubierto mucha música como la que escuchaba cuando estaba en la Universidad, esas bandas que parecen indie rock ingles pero que provienen de cualquier parte. Aquí se las dejo por si quieren escuchar algo distinto a lo de siempre:

 

Yo uso esta lista para trabajar, para tomar café, andar en el auto y comer. Los fines de semana cuando hacemos carrete de a 2, me gusta escuchar Bad Bunny, ya me aprendí todas las canciones.

Hace tiempo que no escribía en el blog, es porque mi cabeza ha estado llena de cosas, con la agencia y la otra pega, mi tiempo libre disminuyó considerablemente y cuando he intentado escribir algo, no me sale. Así que hoy vine a relajarme. Aunque no estaba en mis planes que me contrataran para otra pega, agradezco entre tanta gente que lo está pasando mal, tener abundancia de trabajo, espero todos pudieran estar bien mientras sobrevivimos al desastre mundial.

Mi vida cambió mucho en estos 3 meses, pero todo ha sido para bien, estoy donde quiero estar y con las personas que quiero estar. Un poco agotada pero ya vendrán los momentos para distendernos, todos lo merecemos.