2020: Tiempo de cambiar

Vengo a desahogarme por los tiempos difíciles que estamos viviendo. Nunca pensé que viviría un terremoto, un estallido social (todas las muertes y abusos de derechos humanos de los que hemos sido testigos en Chile), una ataque entre Irán y Estados Unidos, y como guinda de la torta, una Pandemia mundial.

¿REALLY 2020?

¿Qué le está pasando al mundo y a la vida? Ayer me vi en un supermercado colapsado de gente histérica llevándoselo todo ¡Insólito!

En china van más de 3 mil muertos y en Italia pasaron los 2 mil. Pero aún hay gente que no pretende cambiar, viviendo en carne propia el colapso, la crisis ambiental, social y sanitaria.

¡Basta! Son demasiadas las señales que nos invitan a cambiar, a ser mejores personas, a preocuparnos por el planeta, por la naturaleza, por los animales, por los niños, por los ancianos y por nuestro ecosistema en general.

Pero no, siguen comiendo carne, siguen botando basura desmedida, no tienen consciencia del lugar que habitan, son adictos a las drogas, tecnología y a hábitos poco saludables. Se alimentan mal, son egoístas, abusan de los recursos, son materialistas y consumistas. Los seres humanos somos lo peor.

Pero se puede empezar a cambiar, no es necesario que seamos sustentables en todos los aspectos, cada persona tiene estilos de vida únicos y todos podemos aportar desde lo que nos gusta.

Yo soy vegetariana hace 5 años y estoy haciendo mi pequeño aporte desde el vegetarianismo, pero por ejemplo y para que lo entiendan, no soy animalista y no soy cruelty free. Amo a los animales y a la larga me encantaría poder ser sustentable en todos los aspectos que involucran la crueldad animal. Sin embargo, aún no lo soy, porque todavía tengo hábitos establecidos (y piel sensible) desde hace muchos años en mi vida y de a poco, con harta voluntad, he ido cambiando.

El tiempo y la voluntad es lo fundamental para hacernos conscientes e ir generando cambios que sumados a los cambios de otras personas, generarán algún impacto. Observar nuestro entorno, si aún comes carne y tienes una mascota, un perro o un gato, piensa que las vacas y cerdos sienten igual que ellos, tienen la misma mirada y la misma inocencia ¿Cómo pueden seguir comiéndolos?

Si te gusta el aire libre, puedes convertirte al Slow Living, pasar más tiempo en la naturaleza, desintoxicados de la tecnología, andar en bicicleta y generar un mínimo impacto a la tierra.

Puedes ser Zero Waste y empezar a reciclar tus desechos en la casa, seleccionar tu basura, separar papeles, plásticos y vidrios, separar tu basura orgánica y hacer compostaje.

¡Hay tantas alternativas pero no es necesario ser todo eso a la vez! No hay que ser extremistas, ni obligarnos a hacer todo bien de buenas a primeras. Todo esto lo aprendí en una Charla de Hábitos Sustentables que tuvimos la semana pasada en mi oficina, con @fundaciónsomospuente.

Compartimos opiniones y entendimos que estamos a años luz de otros países desarrollados, no tenemos donde llevar nuestros desechos orgánicos, en Concepción solo hay 1 punto limpio decente y ni si quiera reciclan todo tipo de materiales.

Pero se puede, siempre se puede. Empezar por los pequeños cambios, los que te cuesten menos, empezar a disminuir el consumismo, a apagar las luces en la casa, a cerrar bien las llaves de agua, a lavar menos ropa y de ahí en adelante ir haciéndote consciente de todo lo que podría afectarle al mundo y que no te has dado cuenta hasta ahora.

Aquí te dejo una lista de ideas para que puedas elegir 1 o 2 o 3:

  • Lunes sin carne
  • Deja las carnes rojas o disminuye tu consumo de carne en general.
  • Elige maquillaje o productos libre de crueldad de animal, fíjate en los sellos.
  • Usa menos el auto o trasládate en bicicleta
  • Vive cerca de tu trabajo.
  • Borra tus emails, porque consumen mucha energía.
  • Apaga las luces en tu casa.
  • No dejes la llave corriendo.
  • Lávate los dientes con la llave cerrada.
  • Usa productos biodegradables como cepillos de dientes de bambú.
  • Prefiere el comercio local y artesanal.
  • Compra insumos a granel como: arroz y legumbres.
  • Evita el retail y prefiere el diseño local.
  • Practica desintoxicación digital algunas horas al día.
  • Selecciona y ordena tu basura, empieza por lo más fácil: vidrios, cartones y plásticos.
  • Compra ropa libre de esclavitud
  • Compra menos ropa, cuestiona tus decisiones de consumo
  • Prefiere la ropa usada o de retorno