Convengamos que no todas tenemos la misma edad ni estamos viviendo los mismos procesos, yo tengo 32 años y siento que ya pasé la etapa más difícil, esa entre los 20 y los 30, cuando no sabes para dónde va la micro, cuando la carrera que estudiaste no te convence, cuando elegiste a la persona incorrecta para tener una relación amorosa y tus amistades te influenciaron a cosas que seguramente a los 30 ya no necesitarás.

A los 30 se empieza a dejar el engrupimiento, empiezas a ser tu misma. Las decisiones que tomaste alguna vez, empiezan a tener sentido y ya no hay mucho más que hacer, más que aplicar todo lo que has aprendido, muchas veces en rubros desconocidos para ti y te sorprenderás de lo que vas a lograr con aquello que muchas veces has renegado.

Hay cosas que inevitablemente quedan en nosotras, heridas que no cerraron bien, situaciones que nos marcaron, que nos hicieron sentir inseguras, con la autoestima más baja y que nos limitarán a futuro, impidiéndonos creer en lo que realmente somos.

Mi primer consejo es asumir quiénes somos, con nuestras virtudes y defectos, no todas tenemos los mismos talentos y no todas estamos en la cumbre todo el tiempo, muchas veces vibramos bajo por el estrés y el cansancio de los desafíos académicos y laborales.

Está bien no tener todos los talentos del mundo, a mi me habría encantado ser muchas cosas para las que no sirvo; ilustradora, pintora, ingeniera o diseñadora. Sin embargo, hoy concentro toda mi energía en lo que sí se hacer bien y en lo que el destino puso en mi camino desde chica, intento hacerlo lo mejor posible para disfrutarlo y que no sea una carga emocional, muchas veces no lo logro (la mayoría) y es totalmente normal.

Cómo he logrado apreciar mi trabajo

1 Empezar desde abajo

No todas empezamos ganando mucho dinero ni con una herencia familiar. Todas fuimos al colegio, a la universidad, con la plata que nos daban nuestros papás y que muchas veces nos negaban.

Muchos tuvimos que trabajar mientras estudiábamos, no se pasaba bien sacrificando nuestro cuerpo y mente en un trabajo mal pagado, pero que afortunadamente servía para pagar las pocas necesidades que tenemos al vivir con los papás.

Empieza desde el sacrificio, desde el no estar satisfecho. La insatisfacción lleva a la búsqueda y te va a llevar a lo que más deseas, aunque aún no sepas qué es.

2 Dejar de competir con el resto

Está bien tener referentes, personas a las que admiras o incluso amigas que tienen otras habilidades diferentes a las tuyas, pero no porque tu no las tengas vas a ser menos. Haz lo que sabes hacer bien, lúcete con tu pequeño talento, no necesitas ser gimnasta ni doctora en nada, para trabajar en lo que te gusta.

Porque eso que te gusta es un mundo de cosas nuevas, que vas a ir aprendiendo en el camino y es en lo que vas a ser buena con los años. Sin compararte, aprendiendo del resto, porque no estás en el mismo momento/tiempo que ellos.

3 Ve las cosas buenas de tu trabajo

Muchos viven infelices con lo que hacen, no seas de los que ven el vaso medio vacío. Si estás trabajando en un lugar que se volvió una mala rutina, si te sientes atrapada o si no tienes opciones de hacer las cosas que realmente quieres hacer, no es razón para ser mal agradecido con lo que tienes, piensa que es un momento de tu vida que está sirviendo para algo, tómatelo con calma, no con amargura.

No desaproveches el tiempo enojada o triste por tener que llegar a trabajar a un lugar que te aburrió, si sabes que tu estadía no va a ser definitiva, saca el mayor provecho de lo que estás haciendo y aprendiendo, saca provecho de las personas que estas conociendo, de la labor como tal, y piensa siempre que te puede servir para lo que vas a hacer a futuro.

Aprecia tu trabajo y tu momento actual, es enseñanza, es vivir, te estás perfeccionando todo el tiempo, enséñale al resto, a las personas que trabajan contigo, ellos valorarán que te des el tiempo de entregar lo que has aprendido.

Nunca vamos a ser perfectas, yo estoy aprendiendo a quererme tímida, antisocial y con baja tolerancia a la frustración, todavía estoy en eso, con mis cosas claras pero así soy y seguiré haciendo mi trabajo bien.

Todos los defectos que tengo encima no me impidieron lograr lo que me propuse y no serán un obstáculo en el futuro.

 

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.