Processed with VSCO with c4 preset

Empezar una empresa es fácil, ponerle el nombre, crear una marca y echarla a andar, es un conjunto de trámites obligatorios y tediosos, pero nunca tan latero como el tema “dinero”.

Cuando tengas una idea, las ganas de algo bueno y le hayas dado vuelta una y mil veces, empieza a ordenar tus prioridades.

¿Es tan necesario iniciar actividades en el SII? Si puedes seguir trabajando desde tu casa, boleteando o simplemente invirtiendo para seguir vendiendo desde ahí, hazlo.

No te preocupes por formalizar tan rápido, dale una oportunidad a tu emprendimiento de ver la luz, de salir del capullo y de ponerse firme frente al mundo.

El dinero si es necesario para empezar, pero no necesitas tanto si vas a empezar de a poco y menos si vas a ofrecer servicios, como es mi caso.

Con mi 2 experiencias, la de vender productos y ahora tener una empresa de servicios, les puedo decir que el dinero aparece de no se dónde. Las ganas de querer hacerlo desafían totalmente el destino y las cosas se dan solas.

Sin embargo, hay que ser muy ordenados desde el principio y por sobre todo, no ser derrochadores.

Cuando decidas crecer y funcionar como empresa formal, se pone más difícil y tendrás más obligaciones,

Si quieres empezar formalmente tu nueva empresa, la puedes crear con un capital ficticio en Tu empresa en un día. No necesitas tener un capital inicial de inmediato, más que el que necesitas para “producir” o tener las herramientas necesarias para trabajar.

Pero ojo, tendrás que dar el 19% de tus ganancias al fisco y no sabes lo que duele apartar de cada factura el 19%. Es mejor hacer como que esa plata no existe desde un principio. Por ningún motivo gastarla. Mi consejo es tener una cuenta para ir guardando el IVA todos los meses, y cuando llegue la hora de pagarlo, no tengas ninguna preocupación y no morirás en el intento de ser una empresa real.

Junto con eso, no olvides el pago de imposiciones y de su obligatoriedad. El arriendo, los gastos básicos del lugar donde vas a trabajar, el aseo, la luz, el agua, la calefacción en invierno, el café y las galletas, los arreglos, pintura, muebles, etc. Son una sumatoria de gastos que nunca terminan, porque siempre aparece algo nuevo. 

Por eso, el día que decidas dejar de boletear y crear una empresa, considera todos los gastos que vas a tener, ordénalos en una planilla, crea planillas para todo, incluso para lo cotidiano. Y siempre trata de tener claro cuánto tienes para gastar, cuánto tienes que cobrar por lo que vendes u ofreces, cuantas ganancias vas a tener de eso para ti o para invertir.

Recuerda siempre que el dinero es sólo la consecuencia de lo bien que estás trabajando, de tu esfuerzo y tu tiempo. No dejes que tu empresa gire en torno al dinero jamás, que gire en torno a la creatividad, a las metas y proyecciones, pero que nunca sea tu razón de ganar dinero.

Se responsable y ordenado,  constante y paciente, y todo saldrá bien.

¿Tienes preguntas? Escríbeme por Direct en IG, y te puedo ayudar con tus dudas.

Posted by:C.

31, vegetariana. Escribo columnas con la mayor naturalidad posible. Desde Concepción, Chile. cami@basegestioncreativa.cl

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.