charles-y-ray-eames-con-vitra-eames-lounge-chair-y-20034960-1440x810px-charles-y-ray-eames

Me da mucha curiosidad leer sobre la historia de Charles y Ray Eames, un matrimonio que se volvió famoso en los años 50 por sus diseños de mobiliario y  arquitectura.

El éxito llegó luego de varias propuestas que postularon para concursos de mobiliario de bajo coste organizados por el Museum of Modern Art de Nueva York (MoMA).

Me emociona ir de nuevo al MoMA y pensar en ellos, en qué Ray estudió por ahí cerca, en que visitaban mucho la ciudad porque era un núcleo para la Arquitectura y el Diseño del siglo XX, y en que sus muebles se vendían como pan caliente en alguna vitrina de Manhattan.

Quiero compartir con ustedes un periodo muy hermoso en la historia de Charles y Ray Eames, del que no se sabe mucho, pero que me fascina imaginarlo y sobre todo pensar lo bien que lo debieron pasar en su casa con tantos chiches y muebles fantásticos.06. An Eames Celebration. Charles and Ray in the living room of the Eames House, 1958Empecemos a desarmar esta historia.

En la Washington University, Charles conoció a su primera esposa, Catherine Dewey, destacada por ser la primera mujer aceptada en el posgrado de arquitectura de la universidad. El 1929 se casaron y al regreso de su luna de miel por Europa, Charles abrió su primer estudio de arquitectura y durante los siguientes años aceptó todo tipo de trabajos para poder matenerse.

En un momento difícil y en una época donde el desempleo asolaba a los Estados Unidos, Charles decidió viajar a México. Y a su regreso, abrió una nueva firma de arquitectos asociados, donde diseñaron varios edificios, casas y una iglesia que fue publicada en la revista, Architectural Forum, y que llamó la atención de Eliel Saarinen, director de la Cranbrook Academy of Art de Michigan, escuela donde le ofrecieron una beca de investigación.

Por su lado, Ray, en 1931, fue aceptada en la May Friend Bennett School de Millbrook en Nueva York. Tras graduarse, ingresó a la Arts Students League. Las clases en Manhattan durante el día se completaban con la vida cultural de la ciudad por la noche.

Por sugerencia de sus amigos, Ray solicitó el ingreso a la Cranbrook Academy of Art y empezó a asistir a clases. Los destinos de Charles y Ray se cruzaron. 

Charles había sido elegido Director de Departamento de Diseño Industrial y ella, una estudiante nueva interesada en todo lo que tuviera que ver con el diseño.

Cómo y donde se conocieron, nunca podrá saberse, ya que ninguno de ellos reveló jamás las circunstancias exactas. Desafortunadamente, muchas de las cosas que vivieron juntos, como el momento preciso en que se enamoraron, no fueron registrados. Y esto, porque Charles aún seguía casado, pero se sabía que estaba distanciado hace un largo tiempo de su primera esposa.

Ray, se sintió atraída por el círculo de gente de diseño y arquitectura de la universidad, y ayudó en la preparación de unas maquetas y dibujos para la presentación para un concurso en el que Charles participó junto a Saarinen.

Al avanzar el tiempo, a Ray le empezó a incomodar tener tan oculta esta relación y decidió abandonar Cranbrook e instalarse en Nueva York. Aquí fue cuando Charles se divorció legalmente. En 1941, Charles Eames y Ray Kaiser se casaron y partieron a California.

Aquí empezó una seguidilla de afortunados encuentros con las personas correctas. Cada uno encontró un trabajo propio. Charles era muy buen dibujante y empezó a diseñar estudios para personas importantes. Y Ray, por su parte, empezó a diseñar las portadas de la revista, Arts & Architecture.

En sus ratos libres, ocurría lo que yo llamo, la magia entre estas dos personas. Juntos empezaron a trabajar en la creación de muebles de contrachapado moldeado, en una máquina que el mismo Charles inventó y con la que empezaron a hacer trabajos para la marina de Estados Unidos en plena segunda Guerra Mundial.

Los primeros experimentos en madera contrachapada fueron para el Concurso de Diseño Orgánico en Mobiliario para el hogar del MoMA en 1940, donde ganaron primer premio en 2 categorías. Técnica que a futuro los llevaría a crear sillas de madera, el famoso elefante contrachapado moldeado diseñado como mueble y juguete infantil. Y 16 años después, uno de mis favoritos, el Lounge Chair and Ottoman.eames-ray-chrles-.jpgAl leer sobre ellos, no dejo de pensar en el talento en particular que tenía cada uno, pero también en la mezcla explosiva de estar juntos y poder trabajar con estos resultados.

También me provocan cierta nostalgia, de saber que ya no existen físicamente, y lo triste que me sentiría dejando mi casa, un espacio como el de ellos, que armaron con tanta dedicación y que de seguro disfrutaron. También pienso en lo rápido que pasa la vida, en tantas cosas que hicieron y lo importante que lograron.

Siempre los Eames me dan mucho para pensar sobre mi vida profesional y familiar. Y en lo que me empeño en disfrutar mi trabajo y la vida en general. Espero les cause lo mismo.02.AnEamesCelebration.CharlesandRayEamesselectingslides.EamesOfficeLLC

 

Fuente: Eames, Gloria Koenig.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.