Voy a aprovechar esta espontánea imagen, para explayarme sobre cómo emprender con un socio/a.

No falta la persona que te advierte: “Las cosas siempre terminan mal con un socio. Van a terminar peleados. Ten cuidado, vean bien los temas legales. Las medias siempre terminan en calcetines”.

Esto y mucho más te dirán cuando decidas asociarte a alguien. Y puede que tenga algo de cierto, sobre todo si no conoces muy bien a la persona que te ofreció un negocio. En esos casos, es mejor resguardarse legalmente y hacer las cosas como corresponden.

Todo tiene sus pro y sus contra, pero en mi caso, ha sido una tremenda experiencia. Un camino de mucho aprender. De entender que dos cabezas piensan mejor que una, que si una se cansó de remar, la otra la empuja hacia adelante y vice versa.

Esto es como una relación, hay que entenderse, quererse y por sobre todo, estar en constante movimiento y acción.

Crear una empresa

Este es el primer paso, nosotras lo hicimos con lo de “tu empresa en un día”. En 2 días ya teníamos la sociedad lista y firmada ante notario. Nuestra escritura tiene fecha 6 de enero del 2016 y estamos viviendo nuestro tercer año como socias y como empresa.

El tiempo corre increíblemente rápido, en estos años, hemos conservado nuestros primeros clientes, con los que aún trabajamos actualmente. Con ellos, nos hemos equivocado y aprendido. Han sido nuestra mejor escuela.

La amistad y los negocios

Muchos dicen que no hay que mezclar la amistad con los negocios, yo personalmente creo que es la mezcla perfecta para que un negocio funcione. Sobre todo si es una amistad sana, transparente y donde hay confianza para decirse las cosas y tomar decisiones.

Es verdad que no hay que traer los problemas personales de uno a la oficina, pero aquí esta lo bueno de tener una socia que te entienda y que exista esa flexibilidad para darse los tiempos que corresponden para recuperarse. Todo con respeto, obvio.

Trabajo en equipo

Cuando se complementan profesiones del área creativa, el resultado puede ser fantástico. Distintas disciplinas que trabajan en pro de una idea, una propuesta o proyecto, puede ser mucho más fácil que trabajarlo uno sola.

Incluso las reuniones son más llevaderas en compañía de tu socia. Siempre hay una que se maneja mejor en ciertos temas, cada una con su especialidad. Por lo que enfrentar a un cliente, con los distintos talentos de cada una, puede llevar a muy buenos resultados.

En conclusión, si no puedes sola, piensa en esas personas que te rodean y en quién podría ser un buen partner para armar el proyecto de tu vida, aunque muchas veces te haga sentir cansada, darás las gracias por tener algo tuyo.

 

Posted by:camila

32, vegetariana. Escribo columnas con la mayor naturalidad posible. Desde Concepción, Chile. camila@agenciabase.cl

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.