El futuro

Desde adolescente me llamaban mucho la atención las películas de los 80’s, que se caracterizaban por la oscuridad de las grabaciones, los autos voladores, el vapor en las calles (porque siempre era de noche), los edificios a maltraer, las sociedades corruptas, algún androide en un bar, pero más que todo esto, la ropa.
Siempre supe que en algún momento usaría esas chaquetas con hombreras en punta. Y aunque ese momento aún no llega, siento que vamos bien encaminados, por los mejores referentes japoneses y americanos.
Respecto a los colores, cuando hablo de “Moda Futurista”, se me acota totalmente la gama cromática. Por lo visto, el futuro va a ser Dark. No sólo por los colores grises y pasteles de la ropa, también por las conductas humanas de andar pegado cada uno a su celular, entre mucha oscuridad y frialdad (me sigo imaginando las películas que les mencioné).
Aunque suene un poco apocalíptico, esto encaja completamente con mi gusto.
Las prendas futuristas son fáciles de identificar, tienen cortes geométricos exagerados e irregulares, suelen terminar en puntas y tienen aplicaciones de cuero y latex. Se los dejo como pauta de lo que viene fuerte.
Probablemente, nuestro comercio todavía no nos de opciones de prendas futuristas, pero vestirse de full negro con zapatillas blancas, por ejemplo, se acerca a la tendencia que trato de mostrarles. Lo minimalista es elegante y sencillo a la vez, utilizarlo como recurso es siempre la mejor opción.