Hoy vengo a escribir con mucho orgullo e inspiración, a raíz del reportaje que salió ayer en el noticiario de TVN, 24 Horas, sobre una supuesta tribu urbana, los “yuccies”.

Jamás había escuchado el término, pero sí a lo que se refiere: Tienen entre 25 y 35 años, son creativos, amantes de las redes sociales, no pueden vivir sin Instagram, están todo el día conectados, se preocupan por el medio ambiente, aman la comida orgánica, no tienen jefes, sino que clientes, cuando pueden se escapan de la ciudad, tienen metas, cumplen sueños, luchan día a día por dejar huellas y ser reconocidos entre sus pares. (Tvn.cl)

En el reportaje, mostraron varios referentes de esta nueva generación de emprendedores, entre esos, mi amigo Ras Silva, con quien he tenido el gustazo de trabajar. Todo un orgullo ver que todo su trabajo este dando tremendos frutos. Todo un ejemplo para mi y para los jóvenes que empezamos este camino, que cuesta tanto.

Al igual que ellos, no quiero encasillarme en una tribu, creo que cada uno es especial a su manera, únicos en lo que hacen y en cómo visten. Siempre he pensado, que antes de meter a “personas” en un mismo saco por como se ven, es mejor aceptar y apoyar a la gente que es distinta y con inclinaciones artísticas.

Sí me siento demasiado identificada en este estilo de vida, es definitivamente lo que quiero para mi. Ver este reportaje me dio ansias de avanzar, aunque ya soy mi propia jefa, siempre siento que tengo que hacer más cosas, lo que trasciende el hecho de ganar plata. Es tener un lifestyle que te permita ser feliz, levantarte con ganas de trabajar, darle trabajo a más gente en un ambiente entretenido y eficiente, donde puedan adquirir herramientas para en un futuro volar con alas propias.

Siento que dejar un legado de este tipo, permitirá que las generaciones siguientes vivan en total armonía con lo que decidan emprender. Y en eso está la clave, creer en los sueños, atreverse a crear, no dejar de creer en lo que a uno le gustaría tener o ser, por más imposible que resulte. No dejar de esforzarse, ni dejar de intentarlo. Caerse, pero agarrar fuerzas de donde sea para seguir avanzando.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.